¿Análisis de Sangre, nos sirven?

Para algunas pruebas especiales, se
obtiene la sangre de una arteria en
vez de una vena.

> Q.F.B. Rocío Sánchez Navarro

> Q.F.B. Alonso Sandoval Correa

ImageA veces observamos con horror la cantidad de tubos que llenan con nuestra sangre: ¡pero oiga!, ¿no cree que pueda desmayarme?...No hay por qué preocuparse: La cantidad que se extrae no es suficiente como para producir una disminución significativa del volumen de sangre de todo nuestro organismo. Con su peculiar característica líquida, la sangre suele ser como nuestra piel, un tejido más de nuestro organismo. Tiene, como los demás tejidos, un conjunto de células, agua  y gran cantidad de sustancias disueltas en diferentes proporciones. Además, contiene unas células que al proceder de la médula ósea (tejido graso y suave que se encuentra dentro de los huesos y produce células sanguíneas) tienen unas funciones muy importantes:

Glóbulos rojos: Transportan el oxígeno
desde los pulmones a los tejidos.

Glóbulos blancos (leucocitos): nos
defi enden contra las infecciones y la
aparición espontánea de tumores.

¿La forma correcta de tomar una prueba de sangre?

Habitualmente se obtiene una muestra de sangre extraída de una vena del brazo. Como la sangre que circula por las venas va en dirección al corazón, se pone un torniquete que impide su paso, con lo que las venas que quedan por debajo, se hinchan y es más fácil introducir en ellas una aguja.

Para algunas pruebas especiales, se obtiene la sangre de una arteria en vez de una vena, por ejemplo en una muñeca. La sangre obtenida se introduce dentro de varios tubos, muchas veces con tapones de diferentes colores. Cada color representa un aditivo diferente para cada prueba, la forma de etiquetar para qué vale cada tubo, es en función del color de su tapón ¿Cuáles son los tipos de análisis?  Dentro de los estudios de laboratorio, los más comunes suelen ser el de  Hemograma, coagulación, bioquímica y gasometría. En algunos casos especiales se realizan también otras pruebas (sobrecarga oral de glucosa en embarazadas, absorción de D-xilosa para el estudio de la malabsorción, citometría de flujo, etc.)

Hemograma:
Sirve para el recuento de la cantidad y las propiedades de los llamados glóbulos rojos (o hematíes), glóbulos blancos (o leucocitos)y plaquetas.

Coagulación:
Estas pruebas sirven para medir la capacidad que tiene la sangre para formar coágulos, al medir el tiempo que tardan en formarse en función de unas sustancias  que se añaden a la sangre. Están diseñadas para detectar a personas que tienen una especial tendencia a sangrar, ya sea de forma congénita (hemofi lias por ejemplo) o adquirida (por ejemplo trastornos de la alimentación graves o enfermedades del hígado).

Bioquímica:
En estas pruebas se mide la concentración de las sustancias disueltas en sangre. Las que con más frecuencia se cuantifican son:

Glucosa: elevada en diabéticos
Creatinina: elevados en pacientes con insuficiencia renal. Sodio, Potasio, Cloro, Calcio, Fósforo.
Proteínas: totales, albúmina.
Transaminasas: (GOT ó ALT, GPT ó AST, GGT). Elevadas, por ejemplo, en las hepatitis.
CPK, GOT y LDH: elevadas en distintos momentos tras un infarto de miocardio, por ejemplo.
Colesterol: lipoproteínas (HDL, LDL, VLDL), triglicéridos.
Hierro: Ferritina, Transferrina.
La gasometría: La gasometría mide los gases (oxígeno y CO2) y el bicarbonato (HCO3) disueltos, y el pH (grado de acidez) de la sangre.